Sobre mí

Mi primera clase de informática fue cuando tenía seis años, no recuerdo el ordenador, pero si tener que acceder a los video-juegos que por aquel entonces teníamos pirateados (¡Sí… la piratería siempre existió!) en un disquete de 5 pulgadas. Si no lo recuerdo mal, a los doce años de edad tuve que hacer un trabajo sobre los tipos de “hacking” que por aquel entonces existían, esta fue sin duda alguna mi primera toma de contacto con dicha terminología.

Pasado unos años, la adolescencia me sorprendió con espíritu inconformista, revelándome contra la nada y con un rotundo “NO” como escudo ante todo lo que se me ponía por delante. La ira juvenil acumulada, sumada a las largas horas que me proporcionaba mi primer ordenador personal, me llevaron a los confines más oscuros de internet, vagando sin rumbo fijo entre diversos foros y canales IRC como actividad «extraescolar». Lo que en principio no era más que mera curiosidad, acabaría forjando los cimientos de lo que hoy es mi profesión.

A los dieciocho obtuve mi primer contrato laboral en el mundo de la informática, aunque no fue hasta el dos mil nueve cuando me surgió la posibilidad de incursionar en el mundo de la seguridad, esto marcó un hito importante pues sería el despegue de una larga carrera que se dilataría hasta el día de hoy. Desde entonces he pasado por pequeñas empresas, corporaciones multinacionales de diversos sectores y entidades del sector público.

A nivel formativo, me maté haciendo cursos hasta los 22 años, pero había entrado en un bucle donde todo lo que hacía no era suficiente y necesitaba la carrera para «formalizar» mis conocimientos; así que afronté el Grado de ingeniería informática finalizándolo en el 2015, a lo que le siguió un Máster universitario en seguridad informática (2017), y otro Máster universitario en divulgación científica (2019), actualmente estoy peleando por una plaza de Doctorando con un proyecto de investigación en cibercrimen.

A pesar de lo mencionado anteriormente, la seguridad informática no ocupa espacio en mis tiempos libres; mis ratos no-laborables están íntegramente dedicados a la familia, al tiro deportivo y a la música. Como músico arrastro una gran afición desde desde los ocho años aproximadamente cuando comencé mis andanzas con el piano, para luego pasarme a la batería a la edad de quince años, llegando a estudiar durante dos años en la Escuela de Música Moderna de Oviedo; fundando una de las bandas mas reconocidas en España de Doom Tradicional y grabando sus tres álbumes de estudio.
Siempre he opinado que “mientras la religión, el football y la política separan a la gente, la música los une”.

Para más información consulte a su farmacéutico.

Follow by Email
LinkedIn