La seguridad sigue siendo una de las mayores preocupaciones para Whatsapp

A día de hoy sería descabellado negar el uso de Whatsapp como medio predilecto de comunicación entre usuarios, atrás quedaron otros sistemas de mensajería que nos obligaban a abonar una tasa a la operadora de telefonía o nos exigían estar pegados a la pantalla de nuestro PC (¡aún guardo hermosos recuerdos de ti, difunto Messenger!).

Centralizar grandes cantidades de datos es un problema de recursos, de gestión, pero también de seguridad, ya que no deja de ser una tentadora golosina para los usuarios mal intencionados. Utilizar Whatsapp como vehículo de ataque se está convirtiendo en algo cotidiano, todos hemos oído el famoso pirateo a Albert Rivera…

Hacerte pasar por otra persona «spoofing» no requiere de ningún coste, motivo por el cual se ven incrementados los casos de suplantación de identidad; desde el punto de vista del pirata, todo son beneficios si no acaban entre rejas. El engaño del CEO también está proliferando, así que si recibes un mensaje de tu jefe pidiéndote una transferencia inmediata, mejor anímate a entrar a su despacho antes para descartar cualquier duda.

Será difícil controlar la autenticidad de un usuario, es un problema que también comparten las populares redes sociales; para los que trabajamos en seguridad siempre representa un reto que nos mantiene en forma, pero si eres de otro gremio, mejor piénsalo dos veces antes de contestar a un whatsapp que actúa bajo un número desconocido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
LinkedIn